29 de marzo 2015, París

0

Llegué a París y me subí al camión que me deja justo en la Ópera que es donde estaba el depa que renté. ​El monito se equivocó y en vez de escribirme que diera vuelta a la derecha puso a la izquierda y anduve dando vueltas como mayate bajo la lluvia. Todo lo bueno que sacó de mí Turquía se fue a la caca en París: empecé a desesperarme de dar vueltas, quise tirar la maleta, nadie me ayudaba y por fin la recepcionista de un hotel se compadeció, me imprimió un mapa y con eso llegué sin problema. ​Mi depa es chiquitito, está hasta arriba de un edificio así que viviré como pájaro.

Dejé mis cosas y me puse a buscar comida, casi todo está cerrado en domingo. Hace rato que me rendí con eso de encontrar la mejor comida, te da demasiado estrés estar busque y busque EL mejor lugar. Me metí al que fuera, pedí una crepa y agua. ¡Qué cara es el agua en París! Me caen mal los parisinos, son unos mamones, ahí está uno haciendo esfuerzos por hablar en francés y te ponen cara de aguacate podrido. Si les hablas en español no les gusta y en inglés menos. ​¿Cómo es que dicen que ésta es la ciudad del amor? La ciudad del amor propio será;; todos andan en su vida y su mundo y para mí eso es horripilante. Definitivamente es un error venir aquí después de estar en Turquía, el contraste es muy fuerte.

Salí a caminar en sus calles grandes llenas de edificios garigoleados, vi sus cafés, me metí a un súper, le di 4 vueltas a la ópera y decidí regresar al depa. ​Estoy lavando ropa y planeando mi día de mañana. Si no hago una estrategia inteligente voy a odiar esta ciudad. Necesito hacerla mía ya, llenarla de risas y de cosas bonitas antes de que termine de alucinarla. ​Por lo pronto señores, me caga París.

2015-03-29 17.37.20

Mi crepa

2015-03-29 18.04.26

Chocolate caliente

2015-03-29 18.50.45

Academia Nacional de Música, París








Share.

About Author

Leave A Reply

Google+