Al Andalus

1
Mesones 171, Centro
Tel: 5522 2528
Precio: $300
Lunes a domingo 9:00 a 18:00 h
 

Siempre que vengo a este lugar salgo con grandes recuerdos, amo visitar este restaurante en el centro, siento que la casa es como un mini oasis en donde te puedes refugiar de todo el ruido y desorden del centro y sentarte un rato a comer como dios manda. Si vas con mucha gente o nunca has comido este tipo de cocina, te recomiendo pedir la mesa libanesa, que básicamente incluye un poco de todo, así no te quedas con las ganas de probar nada.

Si o si tienes que probar el jocoque, para acompañar tu comida, viene con aceite de oliva y puedes comerlo con el perfecto pan que traen recién salido del horno, infladito y feliz.

IMG_8793

  Uno de mis platos favoritos de la comida libanesa es el kibbeh bola, también se le dice keppe, o kippe, nunca atino cual es la forma correcta, pero bueno es como una croqueta de carne, doradita por fuera, y deliciosa por dentro, la carne está mezclada con trigo y piñones para el relleno, y obvio muchísimo sabor, podría comerlo sin parar.

IMG_8794

El tradicional tabule, o tabbouleh, es una mezcla de cous cous, yerbabuena o menta, perejil, cebolla, jitomate, pepino y limón, me encanta, es súper fresco y perfecto para bajarle la intensidad a todo el sabor de la cocina libanesa. Mi mamá lo preparaba cuando yo era chiquita pero le ponía mucho mucho trigo y no me encantaba, así, fresco y verde es delicioso.

IMG_8795

Otros de mis grandes favoritos son los arroces, con lentejas y cebollas doraditas al frente y con fideos al fondo, el sabor que le da la cebolla a este arroz es inigualable, el que lleva fideos sabe a casa, a mamá consentidora y a tardes de risas con la familia.

IMG_8797

  En la mesa libanesa no pueden faltar las hojas de parra, o como les dice mi mamá “dedos de momia” que son las hojas de la vid hechas taquito rellenas de carne con arroz y especias,  podría comer una tras otra sin parar, el sabor que le da la hoja de parra es súper característico y mezclado con la carne hacen de este un plato completo y especial.

IMG_8798

Por supuesto hay un lugar para el hummus, que es básicamente  puré de garbanzo, con limón y tahina,  una pasta hecha con las semillas del ajonjolí y aceite de oliva, yo lo amo con pasión desmedida, y curiosamente en mi casa lo odian, mi mamá jamás lo pedía cuando salíamos a comer. IMG_8799

  Acá hay un keppe o kibbeh crudo,  es un plato delicioso, carne cruda con aceite de oliva y trigo, me parece una auténtica delicia,  te lo llevan acompañado de cebolla, chiles verdes y yerbabuena para que lo mezcles y lo comas a tu gusto. IMG_8800

Además de todo esto, inlcuyen tacos de col, que son básicamente como las hojas de parra pero envueltas en hojas de col, shanklish (hasta abajo) que es un queso duro de vaca u oveja sazonado con zaatar y especias que se sirve con jitomate, cebolla y aceite de oliva ¡Una delicia! También verán por ahí puré de berenjena (del cual no soy nada fan) y pan ázimo o Mátzá (las como galletas) esto no se sirve normalmente, pero fui acompañada de unos amigos que respetaban el Pésaj.

Para los que no estén familiarizados con esto, el Pésaj es la “fiesta de la libertad”, ya que conmemora el Éxodo judío de Egipto luego de 210 años de esclavitud, Durante la semana de Pésaj, los judíos tienen la prohibición de comer  Jametz,  que es grano leudado, o sea en términos prácticos, no pueden comer nada hecho con levadura, llámese, pan, cerveza, pasta, whisky, etc, ya que al salir de forma tan precipitada de Egipto no les dio tiempo de esperar a que el pan fermentara. La prohibición del Jametz es tan fuerte, que no sólo prohiben comerlo, si no también tenerlo, así que se tienen que deshacer de todo lo que lo contenga durante esta festividad.

Mejor ya le paro, porque soy una apasionada de la religión judía y acá me podría seguir 2 horas, pero bueno, así se ve mas o menos la mesa libanesa. IMG_8804

Al final puedes pedir un shawarma y acabar rodando, pero siempre siempre hay un espacio para los dulces, que te dejan en una charola para que te hartes de ellos, lo cual rara vez pasa. La mayoría de los que sirven aquí son dedos de novia, que es pasta filo con nuez y miel, pero también hay otros rellenos de pistache, es en verdad un placer irlos comiendo acompañados de un café turco caliente, espeso y dulce. Ninguna comida libanesa está completa sin un café.

IMG_8806

IMG_8807

Como siempre que vengo salí con increíbles recuerdos, con la panza llena de comida y risas y con ganas de volver.

85% Increíble
  • Servicio 70 %
  • Comida 100 %
  • User Ratings (0 Votes) 0 %
Share.

About Author

La Fille terrible de la comida, comer es mi pasión desde que tengo memoria, me gusta descubrir sabores nuevos que provoquen orgasmos.

1 comentario

Leave A Reply

Google+