El antojo desesperado

0

El sábado amanecí con un antojo atroz, soy una gorda con alma terca y como me empaqué un lechón con tortillas de harina en la cena, toda la noche estuve soñando con un smoothie con leche de coco del nuevo smoothie and superfood bar que abrieron en la Condesa. (El lunes que entra esperen la reseña tengo que ir muchas veces)

Total ahí fui toda ilusionada y no había quien los preparara, así que me invitaron amablemente a regresar al otro día. ¡QUÉ QUÉ!

IMG_1792

Tengo poca tolerancia a la frustración gastronómica, así que me quedé ahí sentada contemplando el horizonte decidiendo que hacer mientras mi cabeza intentaba lidiar con la frustración. ¿Ahora de dónde iba a sacar un smoothie orgánico con leche de coco?

Soy un poco maniática, no voy a muchos lugares “sanos” por razones como que usan vasos de unicel y su slogan es “salvemos a la tierra” o porque cobran la propina por adelantado y otros detalles menores que me indignan y sacan a mi loca interior.

Me dispuse a encontrar el maldito smoothie a como diera lugar, y el resultado fue pasar 1 hora caminando sin rumbo buscando que apareciera mágicamente un lugar así. -Como podrán ver carezco de inteligencia en los momentos de frustración- ¿Por qué demonios caminando sin rumbo se iba a aparecer mágicamente una tienda de smoothies orgánicos?

Como era de esperarse no encontré un carajo, pero al regresar a la primera tienda ya había llegado el monito preparador de smoothies y me hicieron uno feliz, de dátiles, leche de coco, cacao, canela, pimienta de cayena, cacao nibs y felicidad. Y esta es la feliz historia de angustiosa esclavitud a los antojos que tengo que satisfacer si o si, so pena de terminar de enloquecer.

smoothie chocolateEl smoothie de la discordia, hasta compré el mason jar y todo bien Pinterest freak

¿A ustedes les pasa algo así o soy la única loca?

Share.

About Author

La Fille terrible de la comida, comer es mi pasión desde que tengo memoria, me gusta descubrir sabores nuevos que provoquen orgasmos.

Leave A Reply

Google+