Emilio

0
Emilio Castelar 107, Polanco
Twitter: @Emilio_rest
Tel: 5280-5877
Precio: $650
Lunes  a sábado  de 13:00 a 24:00 h
Domingo 13:00 a 23:00 h
 

Es imposible no amar este lugar en Polanco, todo, desde la decoración, hasta la gran ubicación y la atención increíble son perfectos, pero como saben, para que yo ame un restaurante, tengo que amar su comida, más que sus adornos, y este, es definitivamente un lugar que amo.

Comenzamos con esta brandada de bacalao con gelatina de miel, es hermoso, un bocado de alegría con sabores intensos pero suaves a la vez, que se deslizan por tu boca haciéndote feliz.

IMG_7034

Y luego tenemos un crostini de salmón con queso de cabra y aderezo de eneldo, que está bueno, no hay que negarlo, pero no es nada que sorprenda.

IMG_7035

Seguimos con Pan con tomate, bonito del norte, anchoa y aguacate, uff, amo las anchoas y combinadas con aguacate hacen de esto algo espectacular, la grasa mantequillosa del increíble aguacate, le baja dos rayitas al sabor de las anchoas, que a su vez combinan perfecto con el bonito y el pan, gran gran entrada, para mezclar sabores inesperados y perfectos.

IMG_7037

El plato que viene era un especial ¿POR QUÉEEEE? Odio que hagan especiales buenos y los quiten, malditos. Foie gras, calientito, cremoso, tersura perfecta con sabor suave y feliz, combinado con rebanadas de higo, que, fueron caramelizadas, más un toque de frutos secos y un poquitito de queso de cabra muy muy leve. Orgasmos, ORGASMOS les digo, morder esa grasa perfecta de foie, con un higo dulce coronado por una capa crujiente de azúcar más el crunchie y el sabor de los pistaches y macadamias, maldita sea la hora en la que prueban esto. EXIJO lo regresen al menú.

IMG_7049

Lo que vino a continuación fue un arroz con mariscos y pesca del día, lo único que tengo que reprocharle a esto es la pesca del día, el arroz era algo intenso, casi casi sensual, con sabor a mar pero de ese que se disfruta, fuerte, con carácter, tipo Sean Connery hagan de cuenta, y pues la pesca del día, ahí, al lado sin chiste, rica, como todo aquí, pero opacada totalmente por el arroz Sean Connery.

IMG_7057

Luego probé un solomillo con reducción de oporto, lo que más me gustó además de la carne término medio PERFECTA, roja, jugosa, suavecita y feliz, fue la sorpresa de la salsa, dulce, espesa, muy cargada, que, entre mordida y mordida, te dejaba encontrar pequeños pedacitos de flor de sal, que explotaban en tu boca haciendo que todos los sabores se intensificaran. Deberían existir premios por el uso así de correcto de la flor de sal, neta.

IMG_7070

Y acá andábamos, felices, contentos, saboreando el solomillo perfecto cuando llegó un postre genial, sopa de coco. Así de cool como suena, viene un plato con helado de jengibre, pedacitos de piña rostizada y un caldo frío, cremoso, tropical, embarrable en las nalgas de Christian Bale, con el toque justo de dulce, de esos sabores que te llevan a la playa  y te hacen decir ¡CHINGUE SU MADRE! no regreso hoy a la oficina.

IMG_7077

Y al final, como un gran desenlace, un pastelito que tiene todo, merengue crujiente, chocolate suave, felicidad instantánea, recuerdos de días mejores, más chocolate, más recuerdos, más felicidad. Benditos sean esos chefs que entienden el pedo de las texturas, crunchie con suave, cremoso con tropezones duritos, las texturas tienen un papel fundamental en la comida y este postre tiene textura.

IMG_7078

Y por último, la tradicional foto desde el baño:

IMG_7084

 

 

 

10.0 Increíble
  • Servicio 10
  • User Ratings (0 Votes) 0
Share.

About Author

La Fille terrible de la comida, comer es mi pasión desde que tengo memoria, me gusta descubrir sabores nuevos que provoquen orgasmos.

Leave A Reply

Google+