La Barraca Valenciana

0

Este lugar que lleva desde 1988 en Coyoacán, la historia que escuché directamente de los que comían al lado, me dejó encantada, aquí se podían comer tortas acompañadas de vino y sentirse como en España. Ahora ya no está en el mismo lugar en donde empezó, tampoco cocina Pepe,  si no su hijo José Miguel, pero la comida es la misma, si no es que mejor, según lo que me contaron Federico y Pepe a quienes conocí porque estaban en la mesa de junto.

¿Qué pedir? Obvio empezar por unas patatas bravas, los puristas dicen que no deben llevar mayonesa, pero pues a mi estas me encantan me parecen una excelente versión que es fácil amar para siempre, no se bien si es mayonesa lo que llevan o crema o una mezcla, pero les van a encantar, están doraditas, pero suaves por dentro y todas bañadas en esa cremosidad perfecta.

 

También pedimos unos camarones “cucharacha” que están fritos perfectos y crujientes, y revolcados en especias, me encantaron, hay que comerlos todos sin pelar porque en se les va el sabor.

Como cortesía de la casa te dan una sopita perfecta, esta es de nopales con haba, me encanta el sabor, la consistencia y que te den algo gratis para apapacharte, hay de varios sabores, pero las veces que he venido me ha tocado la misma.

La especialidad de la casa es la torta de mar, calamares perfectos suavecitos, pero firmes, con un chimichurri espectacular y aguacatito, en un pan sencillo, pero feliz que ayuda a que todos los ingredientes se mezclen y digas ¡SU PUTA MADRE QUE BUENA TORTA!

La segunda especialidad es la blanco y negro, morcilla con longaniza blanca, en un bolillo que no opaca el sabor de esta deliciosura y  morcilla crujiente, longaniza deliciosa, que se mezclan haciendo de esto una explosión de sabores perfecta.

Si esto no fuera suficiente, tienen platos fuertes, como este estúpido cochinito cocinado durante 12 horas a bajas temperaturas, con una piel dorada y una carne suavecita, una salsa de la casa deliciosa (que deberían ponerle más, no escatimen en la salsa) rodajas de papa y hasta lo acompaña sabe rico. Amo el cerdo, amo el cerdo cocido lentamente, y amo a la Barraca Valenciana.

Además hay especiales que van cambiando, por ejemplo estas almejas pismo, que prepararon al ajillo y al chimichurri, deliciosas y perfectas, nunca las había comido cocidas, siempre en ceviche. La forma que tienen de condimentar todo en este lugar es  maravillosa.

Todo esto lo pueden acompañar muy felizmente con unos tintos de verano, que caen perfecto para el calorcito y lo pesado de la comida.

También vale la pena probar los chiles en vinagre que hacen, son un poco picosos, pero están deliciosos y felices perfectos para acompañar las tortas y darles el toque picosito.

Y de postre, torrijas con cajeta, suavecitas, deliciosas, calientitas y espectaculares.

Y por último, la foto desde el baño:

La Barraca Valenciana

Av. Centenario No. 91-C, Coyoacán
Tel: 5658-1880
Twitter: @BarracValnciana
Domingo 13:00 a 21:00
Lunes a sábado 13:00 a 21:30
Precio: $230
Tip: Lleguen temprano para que les toque mesa, si es su primera vez vengan varios para que prueben, acá si acceden a cortar las tortas en varios pedazos, me caen bien, así cada quien tiene su pedacito de torta y es feliz probando mucho.
Share.

About Author

La Fille terrible de la comida, comer es mi pasión desde que tengo memoria, me gusta descubrir sabores nuevos que provoquen orgasmos.

Leave A Reply

Google+