Los Food Trucks ¿Son realmente una maravilla?

3

Son la última moda, una locura en el DF, al parecer el poner un food truck es al 2013 y 2014, lo que poner un ciber café era en 1990. Todos hablan de ellos, todos asisten a las ferias cada fin de semana, y hacen colas enormes para comer una hamburguesa diminuta que cuesta $70 y no incluye ni papas.

Cuando no éramos tan mamadores, les llamábamos puestos callejeros,  crecimos con hotdogs, tacos, barbacoa, y de más delicias de carrito que nos alimentaban el alma con comida deliciosa, barata, práctica y sencilla. ¿Qué pasó ahora?

Tenemos a hipsters que decidieron dejar su vida aburrida para emprender el negocio de moda aunque no tenga ni idea de lo que significa cocinar, mantener estándares de calidad y dar buen servicio.

Hay sus contadas excepciones, Primario, BusMostaza, La Empanadería, se salvan, pero hay otros que honestamente me dan ganas de matar al dueño que pintó un camioncito de colores muy bonitos y de chef tiene lo que yo tengo de astronauta. Y además te zumban platito pretencioso en $80 pesos. ¿Dónde quedó el verdadero espíritu de la comida callejera?

En ciudades un poco más evolucionaras hay food trucks que si están en la calle, y que venden cosas caras, pero que son deliciosas, el carrito de Lukes Lobster en NY te deja caer el rollo en 15 dólares, pero te estás comiendo media langosta orgásmica. Así no me importa pagar. ¿Pero gastar en comida mal hecha? ¡Jamás!

A6uk--xCIAIR7nj

En fin, para mi, los Food trucks son una moda, que como todo lo de moda, tienen una calidad dudosa en su mayoría, son caros, complicados de encontrar y su comida no está hecha para ser comida parado en la calle, casi casi necesitas pinzas para escargots para poder comer con decoro.

¿Ustedes los aman o los odian? ¿Cuáles les parecen buenos?

Share.

About Author

La Fille terrible de la comida, comer es mi pasión desde que tengo memoria, me gusta descubrir sabores nuevos que provoquen orgasmos.

3 comentarios

  1. Hay muchos qu definitivamente no valen la pena y resultan bastante mediocres, como emocionas, caro y sin chiste.

    Aunque hay sus excepciones, Barra Vieja (las tostadas de atún toreado son la onda), La Yumita (fusión de tamal y taco de cochinita) o El Mezquite (las costillas) son buenas opciones y vale la pena la fila y lo que uno paga por la comida.

    Mención especial al Buen Burgués, que quizá deberían dejar de hacer hamburguesas y dedicarse sólo a las malteadas, la de nutella con Ferrero es increíble.

  2. Uy, en DF no me tocó ir a ninguno pero acá en Tijuana (que definitivamente es una ciudad para venir a comer) hay food trucks de chefs buensísimos que no son caros y algunos hasta cheve artesanal venden. 🙂

  3. De acuerdo con el post… Foodtruck es ahora sinónimo de: “comer en restaurantes fancy es mainstream y ahora la ondita es comer en la calle we” peero, si hay garbanzos de a libra que de pronto te dejan con el ojo cuadrado. En Valle de Guadalupe me tocó ir a Troika y yo que soy melindrosa pero me gusta comer bien, lloré un poquito. Si tuviéramos una opción donde los chefs de restaurantes woow te dan comida muuy buena, cara pero no tanto como en el restaurante, sería fabuloso (no sé chefs, piénsenlo).

Leave A Reply

Google+