Nazareth Día 1

1

Desperté temprano a pesar de haber dormido solo 3 horas, me quedé de ver con Alex para desayunar y estuvimos platicando mientras comíamos huevos duros y café malísimo.

Mi tour a Nazareth salió a tiempo, me despedí de Alex y me trepé a la camioneta. Cada vez que alguien escucha mi historia se quedan con cara de WHAT? Ya me acostumbré a ser la rara que entró a Israel sin pasaporte. El problema como todos dicen será salir, hay miles de interrogatorios para salir. Estoy un poco asustada pero igual no puedo hacer mucho. Esto será una anécdota que contaré siempre, además de un increíble aprendizaje.

Llegué a una Nazareth solitaria, está ciudad es predominantemente cristiana y musulmana, si hay judíos pero pocos, así que se saluda con un Merhava no con un Shalom. Mi hostal es una cada de 200 años hermosa en medio del centro.

Después de dejar mis cosas salina recorrer la ciudad, encontré un lugar de shawarmas y pedí uno, estaba delicioso. He ido descubriendo que Israel es caro, pero igual no taaan caro como para ser prohibitivo, solo hay que organizarse. Un shawarma básico cuesta 10 dólares, más el refresco, no he encontrado hasta ahorita una comida que me salga en menos de 15 dólares.

En Nazareth está la iglesia de la anunciación que es en donde María se enteró que estaba embarazada. Fui ahi con un musulmán amigable que me estuvo paseando por 20 minutos. Me preocupaba que quisiera dinero así que le dije mil veces que no traía, si esto te pasa en Marruecos te atoran con 100 euros por lo menos. Pero aquí no son así, supongo que está a aburrido y ya. Igual no quería estar con el todo el tiempo así que me deshice del amigo nuevo alegando cansancio y seguí explorando por mi cuenta.

Esta ciudad es chiquitita, hay una calle principal llena de puestos religiosos que estaban cerrados, restaurantes, puestos de jugo de granada y chucharías. Escuché a gente cantando y terminé en una como celebración para encender un árbol de navidad. Vendían palomitas en la calle y la gente cargaba globos de Santa Claus, una banda tocaba la canción de gloooooria y así, todos estaban felices, pero a mí nada me hizo sentido.

Busqué comida callejera interesante y vi a un wey vendiendo frijoles o habas algo raro, me acerqué y pedí, no me entendió un culo, lo vi sacar habas y unos como garbanzos aplanados escurrirlos, echarles 2 kilos de sal, 2 kilos de especias, limones partidos, 2 kilos más de sal, y luego darme una bolsa con un elote, y un kilo y medio de esas cosas. Yo como sal pero esto era una abominación. Con mi kilo y medio de frijoles o como se llamen, me fui caminado comiendo el elote que nada más tenía sal.

Compré 4 chelas para compartir con alguien y me regresé al hotel, aquí todo se muere a las 5:00, 4:30 empieza el atardecer así que traigo el horario cuatrapeado y no chingaderas. En el hotel estuve hablando con Raúl, el es voluntario aquí y ha viajado por el mundo entero, le gusta la fiesta, la gente loca, más mujeres que llegan a cogerse a todo el hostal y dormirse tarde. Estuvimos platicando de la vida tomando chelas y comiendo frijoles, a alguien le tenía que dar porque eran demasiados para un humano normal.

Raúl tiene historias de no creerse, que hizo creíbles enseñándome las fotos como evidencia, desde Nicaragua hasta África, pasando en el medio por miles de países, Raúl tiene muchas aventuras que contar, unas no tan legales, pero aventuras al fin. Me fui a bañar y a dormir porque estoy agotada y dejé a Raúl con ganas de bailar salsa, pero ya otro día será.

Nazareth es una ciudad muy rara, no se bien que hacer aquí, lo del pasaporte no me está afectando tanto, es más bien el tedio de los trámites, pero igual lo considero una buena experiencia, aprender a sobrevivir si eso pasa, entrar a un país sin papeles, mantener la calma, buscar soluciones, ser independiente y autosuficiente en medio de situaciones estresantes. Creo que he avanzado mucho como persona en este año y lo puedo notar en mi forma de manejar este tipo de cosas, tengo calma y alegría, no me desespero ni enojo con facilidad, estoy muy orgullosa de la persona en la que me he convertido y me gusta que este tipo de cosas me pongan a prueba para mostrarme que si he avanzado en este camino.

Veremos qué me trae el día de mañana, toca Acre y Haifa.

Share.

About Author

La Fille terrible de la comida, comer es mi pasión desde que tengo memoria, me gusta descubrir sabores nuevos que provoquen orgasmos.

1 comentario

  1. Hola Rocio
    que mal lo de tus documentos, si es algo unico que te hayan dejado pasar sin pasaporte pero como dices una anecdota que comentar, me caes bien, tu forma de ver la vida y la facilidad con la que te comunicas con los demas ya sea aqui o en China .
    me sorprende que atardezca temprano pero eso es lo maravilloso del mundo, que no todos los lugares son iguales, yo te recomendaria que en vez de querer hacer algo en esta ciudad o en otra que a primera impresión no te atrape, la vivas caminando por sus calles, su gente local y no local , sus colores ( si es que tiene porque es uan ciudad rete antigua).
    me gusta la foto de la Virgen de Guadalupe con la Basilica antigua.

Leave A Reply

Google+