Zapote

0

Hace como un mes abrió en la Roma este restaurante que desde que lo vi lo apunté en mi lista de visitas urgentes, está hermoso, así que quería comprobar si la comida era igual de rica, lo bueno es que no me quedaron mal.

Karina Morales, es la chef y propietaria de este lugar, estudió en la Universidad de Ciencias Gastronómicas de Italia, con Carlo Petrini que es quien inició el movimiento “Slow Food”, les cuento rápido que es este rollo para que se den una idea.  Este movimiento surgió en 1989 para contrarrestar el auge de la comida y vida rápidas, ellos buscan también que la gente se interese más en las tradiciones gastronómicas locales, en el sabor y procedencia de la comida y que seamos conscientes que nuestras elecciones alimentarias afectan al resto del mundo. (Chequen la cocina abierta, de esas que sólo hay en donde no tienen nada que esconder)

Este es un carpaccio de calabaza con apio y Parmesano, conforme pasó la noche me di cuenta que en la cocina de Karina hay 2 ingredientes claves, los piñones que vemos aquí en este plato, y el hinojo, lo cual me parece increíble, porque amo ese saborcito y casi nadie lo usa.

Después pedí una sopa de rabo de buey con ravioles en donde pude notar el hinojo de nuevo, me gustó mucho, todas las sopas que impliquen caldo de algún animal y pasta se vuelve al instante mis favoritas, son de esas cosas que te levantan el ánimo, te apapacha y te hacen ser feliz para siempre jamás.

De plato fuerte me fui por el pollo con papas, había cosas más elaboradas pero a mi esto me recuerda a mi casa, llegar de la escuela y encontrar la mesa servida con un pollo delicioso, y así fue como estaba este, acompañado de salchichas hechas ahí mismo con un sabor perfecto, de sas veces que te dan ganas de abrazar al pollo porque te recuerda a tu mamá. Por cierto en este movimiento si se puede comer carne, siempre y cuando sea de animales que vivieron una vida feliz y se pagó un precio justo por ella.

De postre pedimos 3 cosas, este e sun pastel de calabaza acompañado de pepitas con un poco de miel, está bueno a secas, creo que esperaba un poco más de masa esponjada y no tan compacta y chance un poquitín más de dulce, digamos que no es el mejor postre del lugar.

Este es el de zanahoria, acompañado de crema dulce de limón, me gustó, pero tampoco me enloqueció, siento que aquí su fuerte son los platos salados y el pan.

El fondant de chocolate tiene un twist diferente, porque está acompañado de una crema de café, es medio amarga y contrasta súper bien con el sabor chocolatoso, definitivamente el mejor postre de todos.

Para rematar, las aguas son espectaculares, esta es de avellana con coco,  cremosita, perfecta y feliz, todos los días tienen aguas diferentes, por su vida santa no se las pierdan.

Y por último la foto desde el baño

Zapote

Guanajuato 138, esquina con Jalapa, Roma

Tel: 63916089

Twitter: @Zapote138

Precio: $350

Martes a domingo 13:00 a 21:00

Tip: no tienen todavía licencia de alcohol, así que no vayan si quieren empedar, no aceptan AMEX por el momento. Prueben el pan de aceitunas, es una delicia.

 

 

 

 

 

Share.

About Author

La Fille terrible de la comida, comer es mi pasión desde que tengo memoria, me gusta descubrir sabores nuevos que provoquen orgasmos.

Leave A Reply

Google+